La Despensa del Etxanobe

Ubicación:

La Despensa del Etxanobe: Juan Ajuriaguerra,8. Telf. 944 42 10 71 www.ladespensadeletxanobe.com

 
Global
Chuleta
Entrantes
Instalaciones
Servicio
El menú:

– Croquetas de jamón
– Ajoblanco de trufa con espárragos y gambas
– Anchoas a la brasa
– Chuleta de vaca

Agua, vino y café.

CONSULTA AQUÍ LOS CRITERIOS DE VALORACIÓN
Precio 2 personas 126,6 €

La Despensa del Etxanobe estrena ubicación en Bilbao

despensa del etxanobe

Hace unos meses que Fernando Canales y Mikel Población estrenaron la nueva ubicación del Etxanobe en la calle Juan de Ajuriaguerra de Bilbao. A la altura del número 8, el nuevo Etxanobe cuenta con dos accesos diferentes: uno para El Atelier del Etxanobe que en su puerta exhibe orgulloso su estrella Michelín y a escasos metros, otro acceso a la Despensa del Etxanobe. En un modelo similar al de Echaurren en Ezkaray, son dos restaurantes dentro del mismo inmueble, con salones separados e independientes que comparten cocina.

El ambiente de la Despensa del Etxanobe es más informal, casual y a la carta. Tiene una atmósfera muy acogedora y una decoración que no sabría calificar (se me da fatal hablar de esto) pero yo diría que tiene toques de diseño industrial con ladrillos desnudos en las paredes y estructuras metálicas en el centro de la sala. En todo caso, una sala muy acogedora, con muy buena distancia  entre mesas, iluminación perfecta y música al volumen adecuando (esto últimamente hay que comentarlo, visto lo visto en algunos locales chic).

La brasa, protagonista de la Despensa del Etxanobe

En cuanto pones un pie en el restaurante, justo al lado del puesto de recepción han colocado una cámara de maduración (dry ager), toda una declaración de intenciones.

“A los turistas les encanta, se hacen más fotos con la nevera que conmigo” cuenta un divertido Fernando Canales.

Y es que se nota que la cocina a la brasa, uno de las señas de identidad más acentuadas de la gastronomía vasca, ha sido la espinita clavada del antiguo Etxanobe que ahora se quieren quitar a lo grande.  Su menú está lleno de elaboraciones ahumadas.

despensa del etxanobe

Los entrantes:

La chuleta de la Despensa del Etxanobe

Antes de comer, hay que hablar de la experiencia completa como cliente. El previo, el show cooking, la interactividad, el juego, todo lo que hoy en día es importante a la hora de ir a un restaurante. Aquí La Despensa del Etxanobe hace su aportación: a la hora de elegir chuleta, Fernando Canales acompaña a los comensales a la cámara de maduración para elegir “el tesoro” que van a probar. Te asesora, te habla de los chuleteros, te recomienda. En mi caso, no me dio opción, fue directo a una cinta de vaca con 40 días de maduración; “está en su mejor momento” me dijo. Con esta fórmula, Etxanobe se une a otros conocidos de esta web como Amaren o Vaca Nostra en los que la elección del cliente es importante.

despensa del etxanobe

La carne no decepciona. Una chuleta de un kilo pasado para dos personas y presentación de 10, muy bien recortada, sin tapa, ni exceso de grasa en la cobertura; la sirven sobre una fuente caliente que mantiene bien la carne sin cocerla. La carne tenía una maduración de 40 días y su característica predominante era la intensidad de sabor. Muy largo, con retrogusto acentuado. A pesar de que tenía un buen nivel de infiltración, el dulzor de la grasa no tenía mucha presencia, no era una carne huntosa. El asado fue muy bueno y como se puede apreciar en la foto las texturas están bien obtenidas. Por poner una nota de mejora, quizás el tiempo de asado fue ligerísimamente superior al aconsejado y se vio comprometida la jugosidad, pero en todo caso, muy buena pieza. Merece también una mención especial el acompañamiento con unos pimientos de piquillo de locura.

Para volver.

despensa del etxanobe

 

Texto y Fotos: Markos R.