Turismo y postureo. Puede que tus fotos de viaje sean racistas y ni siquiera lo sabes

turismo y postureo

María (nombre ficticio) disfruta de sus vacaciones en algún país del hemisferio sur, en su afán por dejar constancia de cada paso que da (no vaya a ser que nos lo perdamos) publica diferentes imágenes de su #roadtrip. En una de ellas posa sonriente junto a un grupo de niños negros, «¡son tan guapos!». En otra escena de su insta, aparece en el centro del plano regalando algo indeterminado a docenas de chiquillos arremolinados alrededor de la bella María; quizás sea dinero o unas gafas, quizás ropa, no se identifica. «¡Son tan felices con tan poco!».

Ahora piensa un segundo en lo que acabas de leer y dime…

Si María estuviera de vacaciones en Tokyo, Quebec, Sydney o Bilbao y paseando por un parque se topara con un grupo de niños guapísimos ¿se fotografiaría con ellos? ¿les regalaría cuches? ¿lo verías bien? Obviamente no. Entonces ¿por qué sí lo puede hacer en Camboya, Bolivia o cualquier país de África?

María no lo sabe, pero tiene el Síndrome del salvador blanco. Sus fotos en las que retrata niños «bonitos» solo por el color de su piel, están cosificando a personas por su raza y las muestran como «algo» exótico, «algo» que debe mostrarse al mundo. Cuando aparece supuestamente «ayudando» o regalando cosas, está poniendo su granito de arena para perpetuar la imagen de que esas personas necesitan ser ayudadas por nosotros, los occidentales. Infantiliza a los habitantes de esos países empobrecidos y los muestra como incapaces de resolver sus propios desafíos del día a día. Los textos que acompañan a las fotografías son condescendientes y paternalistas. Recuerda, no hay felicidad en la pobreza, solo hay dignidad. En resumen, todas estas fotos muestran a María como protagonista de la historia y solo tienen un objetivo: proyectar al exterior una imagen de buena persona que ayuda a los demás.

Si en alguna ocasión has hecho lo mismo que María, elimina esas fotos de tu perfil y nunca fotografíes a menores sin permiso de sus padres. Antes de sacar tu cámara, piensa: ¿estaría aquí, haciendo esto, si no pudiera fotografiarlo o subirlo a las redes?

Si quieres saber más sobre el complejo del salvador blanco, escucha mi sección en Euskadi hoy fin de semana en Ondavasca en la que entrevistamos a Desirée Bela-Lobedde.

Si quieres saber mas del tema, te recomiendo que visites la cuenta de Barbie Savior en instagram, aprenderás mucho el tema y te reirás un rato. Aunque parezca una página de humor, nada más lejos de la realidad, es un proyecto creado por la institución académica noruega SAIH con el objetivo de concienciar y luchar contra la difusión de este tipo de imágenes, que quizás mucho hayamos tenido la torpeza de publicar en alguna ocasión. Nunca es tarde para aprender.

Texto: «Turismo y postureo» escrito por Markos Ramas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *