Yayo Daporta

Ubicación:
Calle del Hospital, 7, 36630 Cambados, Pontevedra. Tlf. 986 52 60 62 www.yayodaporta.com

Tiene delito que siendo yo de las Rias Baixas no haya probado antes una de las pocas estrellas Michelín de mi tierra, el Val do Salnés, la del televisivo Yayo Daporta. Para que lo ubiquéis, está en Cambados, uno de los pueblos de visita obligatoria si estáis por la zona, famoso por el albariño, sus puestas de sol (de las que dicen son las más bonitas de las Galicia) y un casco histórico muy enxebre. Y precisamente ahí, en la zona vieja de Cambados se encuentra el restaurante, en una casita tradicional gallega con su fachada de piedra y su escalera exterior, como debe ser.

yayo daporta restaurante
El comedor
1) Es muy acogedor, apenas 7 mesas, bien de espacio e intimidad con luz tenue. Muy agradable, dan ganas de estirar la comida sin mirar el reloj.
2) Vas a flipar con su espectacular y original bodega modelo “necesito una así para mi casa” está incorporada en el medio del salón con paredes de cristal pensada para que el comensal se levante, mire y elija su propio vino. Una Maravilla. La gobierna con cariño Esther Daporta, jefa de todo lo que pasa fuera de la cocina de Yayo a la que agradeceré siempre que me haya servido una joya de vino, un caíño, una leyenda… un Rias Baixas color rubí que te enamora a primera vista.
El menu
Ofrece carta y dos menús degustación, puedes verlos aquí. Elegimos el menú básico con 8 platos que tiene un precio de 55€ al que añadimos una opción maridaje de vinos locales (16€) que me dejó fascinado. No te dicen que van a traer y te garantizo que te sorprenden.
Sobre la comida, no suelo entrar en muchas valoraciones técnicas cuando visito Estrellas Michelín, por un lado me parece un deporte de riesgo y por otra parte quita la magia de la experiencia si queréis probarla algún día. Pero en el caso de Yayo voy a dejar solo una nota: es una mezcla perfecta entre modernez y comida gallega de producto. A lo largo del menú pruebas ingredientes de los que habías olvidado como saben de verdad (consomé/merluza/mejillón) pero también recibes sorpresas creativas super divertidas (cocido/caldo gallego) en definitiva, Yayo es el máximo exponente de lo neo enxebre: Puedes ir al restaurante con tu colega hisper o llevar a tu abuela en su 80 cumpleaños.
Él. Yayo.
Es un tipo más que agradable, educadísimo. Sale a saludar a todos los clientes sin excepción una vez terminado el servicio cuando la mesa está con los petit fours. Éste gesto suele ser habitual en los restaurantes de renombre, nada extraordinario diréis vosotros; y es verdad, pero lo resalto porque en mi experiencia (curioso), ni en Nerua, ni en Etxanobe, ni Etxebarri, ni en Mina han asomado con este mismo gesto cuando los he visitado “de incógnito” este año… probablemente habrá coincidido con que los chefs no estaban… Será eso… o  que se les ha subido a la cabeza ser las rock stars del momento.

Texto y Fotos: Markos R.

Foto exterior: pantagruelsupongo.com