Gure Etxea (Getxo)

gure etxea romo

Ubicación

Calle Caja de Ahorros Kalea, 14, 48930 Romo, Getxo 944 63 68 80 

Global4 out of 5 stars

Chuleta4.5 out of 5 stars

Entrantes4.5 out of 5 stars

Restaurante2 out of 5 stars

Servicio5 out of 5 stars

Precio 94€

  • Tomates de caserío, aceite, sal.
  • Chuletón
  • Revuelto de hongos
  • Tarta casera de chocolate con helado de vainilla
  • Café

Vino Biga de Luberri crianza 2012

CRITERIOS DE VALORACIÓN

Cuando llegué por casualidad** al Gure Etxea en Romo no me podía ni imaginar que este pequeño bar con apenas 6 mesas y aires de taberna podía servir una de las mejores chuletas que se pueden probar en la zona. Para conseguirlo, tres cositas…fáciles pero distintas:

1- Carne de Cárnicas Guikar a través de Jon Ander Urrutia, premio Nacional de Parrilla 2014

2- Una parrilla de piedra volcánica, nada de malos humos

3- Un precio razonable

Además de la chuleta, resulta que la carta ofrece unas cuantas sorpresas agradables, el bacalao, chipirones, unos cuantos productos de la huerta y  estos tomates de Lezama que nos pedimos. Tomates, aceite, sal, punto. No hace falta más. Solo decir que hacía tiempo que no saboreaba un tomate, de verdad. Muy rico.

gure etxea romo

Por recomendación de Joseba, el dueño, también probamos su revuelto de hongos, estando en temporada no podíamos decir que no. La foto lo dice todo, además le añade cebolla caramelizada, lo que le da un toque dulzón que me encantó.
gure etxea romo

y por fin… la chuleta.

La sirven acompañada de patatas y una ensalada tradicional de lechuga y cebolleta, la chuleta para dos pesaba un kilo bastante largo, 1.400 gramos aprox. y con una presentación original (si es que puede haber algo de originalidad en la forma de servir una pieza de carne) el hueso de la chuleta puesto en forma de «V» y la carne laminada alrededor.

gure etxea romoLas láminas finas (bien) y las herramientas para trabajarla bien afiladas (muy bien). Así da gusto sentarse a comer una chuleta, estos son dos detalles muy sencillos que no todos los cocineros cuidan. Si te matas en buscar una buena carne y te esmeras en prepararla… ponme facilidades para comérmela. El gran culpable de la sensación de ternura de un trozo de carne, no está en la carne, sino en el filo del cuchillo que la corta.

La textura como podéis ver en la foto (sin filtro) es bastante buena. Aunque de temperatura estaba muy bien, quizás necesita unos minutos más para que la segunda capa se haga un pelín. El sabor es intenso, pero puro, se aprecia carne 100%. Como te había comentado al principio del post, utilizan una barbacoa de piedras volcánicas lo que aporta una potencia calorífica alta y continuada, pero apenas aporta humos a la carne, ni buenos ni malos. Junto con la plancha es mi opción favorita si lo que te gusta es saborear un buen trozo de carne sin el disfraz ahumado que le da la parrilla y que a veces, todo hay que decirlo, lo que esconde es una carne mediocre.

Aquí solo buena chuleta y sal, jugosidad muy alta, buena textura y sabor potente. El recuerdo muy continuado, dura minutos en boca. Probablemente maduración intermedia de 30 a 45 días. Una chuleta muy buena. Ahora no os sorprenderá que os diga que el proveedor del Gure Etxea es Jon Ander Urrutia que trabaja la materia prima de Cárnicas Guikar, ganador del Concurso Nacional de Parrilla 2014.

Utilizan sal Maldom, lo perdonamos y recomendamos nuestra sal de Añana.

gure etxea romo

Terminamos la comida con una última genialidad salida de la chistera de Joseba: «tenéis que probar el queso de mi pastor»  y nos planta delante una cuña de Idiazabal («sin membrillo que sino me mata») rico no, lo siguiente.

Joseba ama su materia prima y eso se nota. El Gure (como le llaman sus vecinos) me gusta, me encanta. Es un ejemplo para todos esos hosteleros que regentan un pequeño negocio, un ejemplo de que el tamaño no importa y de que se pueden hacer las cosas muy bien en local, en tu barrio, en pequeño y con producto kilómetro cero.

Pd. lo olvidaba… no dejes de probar sus míticas hamburguesas. Mismo carnicero, éxito asegurado.

Texto y Fotos: Markos R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *