Brunch en Sua San Bilbao

brunch en el sua san

El Sua San está ubicado justo en frente del museo Guggenheim, de hecho cuatro de sus mesas de la parte principal del local miran hacia un gran escaparate desde el que ver el emblemático edificio de Frank Gehry. La calle Mazarredo es un centro clave del Brunch bilbaino, ya que allí podemos encontrar tres establecimientos dónde disfrutar de este vicio dominical: el Hotel Miró, el Hotel Domine y nuestro protagonista de hoy: el Brunch en Sua San Bilbao

¿Qué cuándo y cuánto? Precios, horarios, menú.

Sábados y domingos de 10:30 a 13:00. Imprescindible reservar.
Puedes confeccionar tu brunch a la carta, es decir, hacerte y pagar un desayuno a lo bestia, o elegir su opción cerrada brunch completo que incluye un dulce, un salado, café y zumo

la carta del Sua San

Lo Mejor

Sin duda los huevos benedictinos. Tienes la opción de pedirlos con uno o dos huevos pagando un 1,5€ extras, no lo dudes, págalos. Vienes acompañados de una ensalada fresca de lechugas con quinoa también muy rica. Solo por este plato ya vale la pena la prueba del brunch en Sua San Bilbao.

brunch en el sua san
La joya de la corona, los huevos benedictinos del Sua San Bilbao

¿Buscas un brunch en Bilbao? Consulta nuestra selección pinchando aquí

A mejorar

Son un poco inflexibles a la hora de hacer modificaciones en el brunch. Por ejemplo, pedimos sustituir el zumo (3€ en la carta) por un zumo detox (5,5€) y pagar la diferencia, nos dijeron que no era posible y que en ese caso pagaríamos el zumo detox entero (5,5€ adicionales). Estos menús cerrados están muy ajustados y es normal que no se admitan cambios “excesivos”, pero creo que podrían aceptar estas pequeñas modificaciones, obviamente, pagando la diferencia de precio. Deben mejorar la opción dulce, no está a la altura de los salados.

brunch en el sua san

¿Recomiendas el brunch en Sua San Bibao?

Mucho, no es un brunch “a lo bestia” en cuanto a cantidades, pero solo por los huevos benedictinos hay que probarlo. El precio está ajustado.

Texto y Fotos: Markos Ramas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *