Markina

Ubicación:

c/Henao 31 48009 Bilbao, Bizkaia. Telf. 944 23 25 40

Global
3.5 Stars
Chuleta
4 Stars
Entrantes
4.5 Stars
Vino, Café y Postre
3 Stars
Servicio
3 Stars
El menú:

– Bonito y piquillos con vinagreta
– Mollejas de cordero
– Chuletón
– Tarta de Queso y Torrija
– Café

Vino Ramón Bilbao ed. limitada 2012

CONSULTA AQUÍ LOS CRITERIOS DE VALORACIÓN
Precio 2 personas 99,5 €

El día que mi amigo Micromachine decidió dar media vuelta cuando ya corría camino a casa como un galgo hambriento, es porque sabía que en el Markina se iba a cocinar algo bueno. Esas comidas improvisadas, suelen ser las mejores. El Negruras y yo le esperábamos desde hacía rato cervecita en mano.

A primera vista el Restaurante Markina es uno de esos restaurantes que en cualquier otro sitio diríamos que tiene cierto aire viejuno, sin embargo, el Negruras lo definió en cerocoma con un titular mucho más glamouroso: “coño, este sitio es de Bilbao de toda la vida…” Ya sabéis, aquí lo “de toda la vida” tiene su trascendencia y el Negruras, como buen bilbaino con diptongo, lo elogió sin titubear.

La sala del Markina tiene mesas y sillas rústicas tipo caserío, no faltan sus mini cupelas colgadas en la pared a modo de decoración; y no lo recuerdo, pero apostaría a que el símbolo de los baños son los famosos aitites y amonas, tan… de toda la vida.

Con este ambiente, la elección del menú no podía incluir muchas moderneces. El Markina tiene una carta no muy larga, (lo cual casi siempre dice cosas buenas del restaurante) que contiene todos los clásicos (embutidos, morcillas, bacalao, bonito, chuletón, etc.) así que nosotros nos arrancamos con esta ensalada, muuuuuuy buena y unas mollejas.

restaurante markina

La ensalada de bonito, pimiento y una vinagreta muy fina estaba de 5 (ya sabéis, aquí se puntúa sobre 5) mientras que las mollejas están muy cerca de la referencia mollejil bilbaina, el Goizeko Izarra… (mira que pinta tienen) por no entrar en debates, yo diría que como mínimo están igual de buenas, aunque es verdad que en el Markina el ajo es menos protagonista que en el Goizeko.

restaurante markina

En esta comida el vino también fue protagonista, Micromachine como buen sumiller aficionado nos recomendó la edición limitada 2012 de Ramón Bilbao (18€) y aunque el Negruras como es lógico se decantaba por un clásico (de toda la vida) como el Viña Alberdi (que también cayó) a mi este Ramón Bilbao me pareció brutal. Nota del sumiller:” huir siempre del crianza 2008 de Alberdi como de la santa compaña”, no sé que tirria le tiene…

Plato fuerte, la chuleta.

Muy buena, pasaba del kilo pero sospecho que no llegaba al quilo y medio que pagamos (sigo reivindicando que los restaurantes muestren las chuletas en crudo antes de hacerlas) la sirven sobre una fuente de cerámica caliente (es bien) sin brasas apestosas (es bien) y con cortes muy finos que hacen más agradable y fácil de comer (es MUY bien).
La preparan a la plancha, y estaba tirando a poco hecha, no respetaba el principio de las tres texturas.
La calidad de la materia prima es muy buena, probablemente el proveedor de la carne es nacional, no tiene excesiva infiltración de grasa lo que suele indicar que el animal no era muy viejo, pero aún así la carne es muy tierna, pienso que con una maduración corta (30 días o menos).
restaurante markina

Los postres (caseros) son quizás lo peor de la comida, no llegan a suspender, pero bajan la nota global ligeramente. Una tarta de queso corriente (las he probado más ricas en otro restaurante del grupo) y una torrija sin pena ni gloria, aunque bueno… sabéis que para las torrijas tengo un paladar finérrimo.
restaurante markina

En resumen, el Markina no es el mejor restaurante de Bilbao, pero nos quedamos muy contentos. Yo diría que este clásico nunca falla y esto para un restaurante es una gran virtud. Todo en este sitio es como debe ser, el menú es lo esperado, la chuleta está buena, la bodega responde… y por supuesto, la cuenta también. En la media de chuletas de Bilbao… 50 por barba. Alguien tendrá que explicarme por qué cuando se trata de comer chuleta en Bilbao, comas lo que comas terminas pagando 100 eurakos por pareja…

Eso sí, como diría el Negruras, un sitio agradabilisimo. Y lo es, de verdad.

Texto y Fotos: Markos R.

Para Micro y Negruras, grandes escuderos txuletiles.